Mitos sobre vacunas

videos

INVENTOR INDIO, VACUNA INDIA
Dr. Gursaran Talwar

La búsqueda que Gursaran Talwar ha llevado o cabo durante toda una vida para obtener una vacuna contraceptiva confiable está actualmente a punto de concluir. En todos estos años se ha debido enfrentar a la incredulidad de sus colegas, quienes "pensaron que era una fantasía".

Dedicar casi veinte años aun solo proyecto de investigación representa un gran sacrificio, y ese es precisamente el tiempo que ha empleado el Dr. Gursaran Talwar para lograr una obra extraordinaria: una vacuna segura, duradera y reversible para prevenir el embarazo.

Desde 1975, el Dr. Talwar ha tenido que luchar contra retos científicos y también contra el escepticismo de muchos colegas extranjeros. “La gente lo tomó como una fantasía” -expresa refiriéndose a la reacción de sus colegas cuando a principios del decenio de 1970 esbozó la idea de una vacuna para el control de la natalidad”. “Tradicionalmente, las vacunas se emplean para controlar enfermedades, plagas, virus y bacterias - no para el control de la natalidad”.

En el fondo del interés profesional del Dr. Talwar en la fertilidad y sanidad reproductiva de la mujer, hay una razón personal que lo ha llevado a dedicar tantos afios a la investigación. Como muchos millares de indios, el Dr. Talwar nació en su propio hogar, y resulta terriblemente irónico que su propia madre falleciera de una causa desconocida solamente ocho días después de darle a luz. El Dr. Talwar, de 68 años de edad, director del Instituto Nacional de Inmunología de la India, comenzó su investigación a fin de desarrollar una vacuna para el control de la natalidad a mediados del decenio de 1970, contando con el apoyo financiero del gobierno de la India y del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID). Sus objetivos necesitaban un método radicalmente diferente de los intentos previos con respecto al control de la natalidad. El mecanismo de una vacuna se adaptaba a esos objetivos debido a que la misma no detiene la ovulación o altera el ciclo menstrual, y evita el tener que tomar una medicación diaria. Asimismo, elimina la aplicación de un Dispositivo Intrauterino (IUD), que puede provocar un flujo de sangre anormal. Finalmente, es reversible y permite a las mujeres mantener su privacidad.

La seguridad de la vacuna desarrollada por el Dr. Talwar fue ensayada durante más de diez años mediante amplios estudios de toxicología en animales. La vacuna hace que aumente la producción de anticuerpos en la gonadotropina coriónica humana (GCh), hormona que se produce normalmente en el útero para ayudar a prepararlo a aceptar la implantación de un embrión. Al incrementarse la producción de anticuerpos, se obstruye esta acción hormonal y no se produce la implantación del embrión. Por consiguiente, en lugar de provocar un aborto, la vacuna ayuda a prevenir el embarazo. De esta manera, simplemente intensifica un proceso natural. En las mujeres no vacunadas, de la mitad a las tres cuartas partes aproximadamente de los embriones no se implantan en el útero debido a la acción de los anticuerpos normalmente producidos por el cuerpo humano contra la GCh. La vacuna aumenta el nivel de anticuerpos a un punto tal que el útero rechaza todos los embriones.

Las mujeres que opten por este método deben vacunarse una vez al mes, durante tres meses, en cuyo tiempo deben utilizar otras formas de anticoncepción. El Dr. Talwar se encuentra elaborando un preservativo para utilizarlo durante ese período en base a un producto natural - el extracto purificado del árbol neem (Aridarackta indica).

Los estudios clínicos muestran que de las 88 mujeres vacunadas, solamente ocurrió un caso de embarazo en un lapso de 821 ciclos menstruales. De no aplicarse la vacuna habrían de esperarse de 250 a 300 casos de embarazos en el mismo grupo de mujeres. Las mujeres vacunadas que posteriormente deseen quedar embarazadas, simplemente tienen que interrumpir las inyecciones, en cuyo caso se interrumpe la neutralización de la GCh, haciéndose posible la implantación de un embrión en el útero.

Conforme a lo expresado por el Dr. Don de Savigny, de la División de Ciencias de la Salud del CIID, la vacuna brinda la oportunidad a la mujer de espaciar los nacimientos. “El noventa y nueve por ciento de los fallecimientos en casos de maternidad tiene lugar en países en vías de desarrollo. Esta vacuna puede ayudar a aliviar el problema de la insuficiencia de intervalos, una de las causas de estos fallecimientos”. A pesar de sus más de sesenta años, el Dr. Talwar demuestra un empuje y energía formidables, debido quien sabe a su práctica regular del yoga y al hábito de subir las escaleras en lugar de tomar los ascensores. El doctor espera que los ensayos de la vacuna finalicen para fines de 1995. Mientras tanto, tiene muchos otros proyectos de investigación en marcha, entre los cuales se incluyen un anticonceptivo masculino, un tratamiento para el cáncer de próstata y una vacuna contra la lepra.

Uska Rai, redactor titular del periódico Indian Express de Nueva Delhi. 10 El CIID Informa, enero de 1995

www.librevacunacion.com.ar
webmaster MB - Este site ha sido pensado para ser visto en 800x600 pixels.