Mitos de la
vacunación
Videos

Buenos Aires 15 de junio de 2012           Ref.: VACUNACIÓN COMPULSIVA

 

SUPREMA CORTE DE JUSTICIA DE LA NACIÓN ARGENTINA
SEÑOR PRESIDENTE
DOCTOR RICARDO LORENZETTI
DE MI MAYOR CONSIDERACIÓN:

 

                                                           Por la presente quiero hacerle llegar mis comentarios acerca del Dictamen de la SCJN con respecto a la vacunación compulsiva ordenada por ese Tribunal.

Se hacen necesarias ciertas aclaraciones

Las vacunas son un procedimiento médico que conlleva el riesgo de efectos adversos leves, moderados y graves, entre los que se incluye la muerte. Si bien en nuestro país no existe un sistema establecido para registrarlos, en EE.UU. disponen del denominado VAERS que los contabiliza, admitiendo que las denuncias sólo representan el 10% de la realidad. Estos efectos adversos se han incrementado proporcionalmente, al incremento en el número de vacunas administradas.

El otro aspecto trascendente es el de la efectividad de las vacunas. La población en general, entre los que quedan incluidos los médicos y los jueces, recibe la información de un pensamiento aparentemente único, de que las vacunaciones son la razón de la disminución de la morbimortalidad de las enfermedades infectocontagiosas. Pues bien, se hace necesario conocer que hay numerosos médicos e investigadores en todo el mundo, que llegamos a conclusiones totalmente contrarias, basadas en las propias estadísticas oficiales. De acuerdo a la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia las enfermedades infantiles decrecieron 90% entre 1850 y 1940, paralelamente a las mejores condiciones sanitarias, mucho antes de los programas de vacunación obligatoria. Las muertes por enfermedades infantiles en EE.UU. e Inglaterra declinaron 80% antes de la vacunación.

En general se sostiene que a partir de las vacunaciones se ha visto una disminución en la incidencia de las enfermedades infectocontagiosas, lo que en líneas generales es así. Lo que no se menciona es que esa curva de descenso sigue lo que venía aconteciendo y que incluso ha ocurrido lo mismo con enfermedades para las cuales no se utilizaron vacunas.

Finalmente es conveniente hacer mención del Derecho al Consentimiento Informado, frente a un acto médico con riesgos y de una efectividad por lo menos dudosa, que está avalado por los Artículos 42 y 43 de la Constitución Nacional y considerado en la nueva Ley 26529 que se refiere a los Derechos de los Pacientes, que por supuesto debería ser respetado.

Asimismo le adjunto la impresión de artículos referidos a los devastadores efectos adversos que producen las vacunas en cada individuo, involucrando por su dimensión a toda la humanidad.

Por supuesto se trata de otra parte de la humanidad que no tiene conflicto de intereses con el modelo médico hegemónico. Este modelo se ha convertido en la única opinión científica, por lo tanto en una ideología, oficial, omnipresente y obligatoria.

Me pregunto porqué una persona puede negarse a recibir una transfusión, un tratamiento médico que impida una muerte digna, un procedimiento quirúrgico y no se acepte el rechazo a un procedimiento médico preventivo que viola incluso principios de ética biológica fundamental, como que un procedimiento médico preventivo no debe ser más dañino que la enfermedad que se pretende prevenir.

Desde ya, quedo a Vuestra disposición para ampliar este tema tan controvertido.

Aprovecho para saludarlo con todo el respeto que su Investidura merece

Doctor Eduardo Ángel Yahbes
Médico (UBA 1965) MN: 30101
DNI 4412408

PD: Aclaro aparte, que el dictamen de la SCJN se basó en el denominado efecto rebaño. Que dice que para evitar las epidemias en general, se hace necesario vacunar a más del 90% de la población susceptible (niños). Lo cual no tiene ningún asidero científico, dado que en general las epidemias producen mayor proporción de casos en poblaciones vacunadas, comparado con las no vacunadas.

 


Contactos a
nuestro e-mail

webmaster MB - Este site ha sido pensado para ser visto en 800x600 pixels.