Mitos de la
vacunación
Videos

"Primero, no Causar Daño"

Barbara Loe Fisher y el Centro Nacional de Información sobre Vacunación
están trabajando para prevenir lesiones y muertes relacionadas
con las vacunas mediante la educación del público sobre los derechos y responsabilidades.

 

Traducción Dr. Eduardo Ángel Yahbes

por Neenyah Ostrom
(NONYN@aol.com)

Quien visite el sitio Web del Centro Nacional de Información sobre Vacunación lo primero que encontrará son las fotografías de tres hermosos niños. Todos ellos son víctimas de la inmunización fallida: dos de los niños actualmente son paralíticos: uno luego de aplicársele la vacuna contra la polio, el otro luego de la vacuna MMR (sarampión, paperas, rubéola) --y el tercero, un bebé regordete con un gorrito de lana azul, que murió sólo 33 horas después de recibir la vacuna contra la tos convulsa (DPT).

Son justamente estas hospitalizaciones, lesiones, y muertes relacionadas a la vacunación, lo que busca prevenir Barbara Loe Fisher, co-fundadora y Presidente del Centro Nacional de Información sobre Vacunación (CNIV).

Una recorrida por el sitio Web del CNIV permite obtener una cantidad de material preventivo sobre un procedimiento que la mayoría de los americanos, incluso el actual Presidente, consideran crucial para mantener una buena salud: la vacunación contra las enfermedades infantiles.

Pero, lo que preocupa a Fisher es que, en la guerra librada por la medicina contra los microbios, los ciudadanos están pagando un precio demasiado alto por la protección prometida. Como evidencia, Fisher cita no sólo los fracasos de la vacunación y las reacciones adversas-- entre las cuales se incluyen parálisis, lesiones cerebrales, shocks, encelopatías, autismo y dificultades en el aprendizaje, y la muerte -- sino también la burocracia de la salud pública que cada vez más obliga a la inoculación con vacunas que no han sido estudiadadas con el rigor suficiente para garantizar su inocuidad.

Además, Fisher señala que no se está realizando ningún estudio -- como los que se han llevado a cabo para el cáncer y las enfermedades cardíacas-- a fin de determinar los efectos a largo plazo de la vacunación. Algunas investigaciones han sugerido que diversos defectos en las vacunas administradas como rutina a los recién nacidos y niños pequeños pueden estar contribuyendo a la actual explosión de disfunciones crónicas, neurológicas y del sistema inmunológico en la población americana, entre las que se incluyen el asma, el lupus, la artritis reumatoidea, el cáncer, y el SIDA.

El Centro Nacional de Información sobre Vacunación está dirigido por un grupo que reúne a padres disconformes (Dissatisfied Parents Together) en Vienna, Virginia. Esta es una organización sin fines de lucro fundada en 1982, la cual no recibe ningún fondo gubernamental o corporativo, y que funciona únicamente gracias a las donaciones de padres interesados, profesionales del cuidado de la salud, y otros individuos. La misión del Centro es alentar a los usuarios de los servicios para el cuidado de la salud a que tomen decisiones sobre vacunación contando con la información necesaria; con ese fin, el Centro proporciona material educativo sobre los riesgos y beneficios de la vacunación.

Fisher es la autora (junto con Harris Coulter) de DPT: Un Disparo en la Oscuridad (Harcourt Brace Jovanovich, 1985,; Warner, 1986,; Avery, 1991), uno de los primeros libros en publicar los peligros de la vacunación en lo que ella denomina "un vacío de conocimiento científico".

En una reciente y amplia entrevista con La Fundación para la Investigación de Enfermedades Crónicas (FIEC), Fisher habló sobre su constante interés por la investigación, desarrollo, creación de políticas y seguridad de la vacunación así como del constante trabajo realizado por el Centro Nacional de Información sobre Vacunación.

FIEC: Una de las cosas que me sorprendió conocer a través de su sitio web fué la falta de estandarización en la fabricación de las vacunas. ¿Cómo es posible? ¿El Centro Nacional de Información sobre Vacunación está tratando de alcanzar una mayor estandarization implementada por la FDA?

Nuestros derechos
según la
Constitución Nacional

Nueva ley
Nro. 26529, sancionada el 21 de octubre
de 2009 y que deberá ser reglamentado
dentro de los 90 días por el Poder Ejecutivo.
Trata sobre los Derechos del Paciente,
incluido el derecho al Consentimiento Informado.
Carta Abierta
CARTA AL PRESIDENTE DE LA SUPREMA CORTE DE JUSTICIA
Libertad de elección
artículo 42
Recurso de amparo
artículo 43
Derecho al
consentimiento informado
Nota tipo
para evitar las vacunaciones
Resolución de la
Defensoría del Pueblo
Proyecto en Chile (TGD-Padres)
Eliminación del Timerosal de las vacunas
Vacunaciones a punta de pistola
del 19 de diciembre de 2011
Llamamiento del Dr. Rath a la
poblacion de Alemania, Europa y al mundo,
el 13/03/2012 Berlin


 Aparecen documentos demostrando inocencia
del Dr. Wakefield; BMJ y Brian Deer enturbiaron los hechos
¡Vacunas y autismo!
Dr  Andrew  Wakefield


 Aparecen documentos demostrando inocencia
del Dr. Wakefield; BMJ y Brian Deer enturbiaron los hechos

Barbara Loe Fisher: Hemos estado muy avocados a la tarea de informar al público acerca de las hospitalizaciones, lesiones, y muertes asociadas a las vacunas, particularmente la DPT y DPTH. La vacuna DPT - pertúsica celular completa, o vacuna contra la tos convulsa - es la vacuna más reactiva utilizada en los EEUU. Todavía se encuentra en el mercado, aunque la FDA finalmente autorizó una vacuna pertúsica acelular menos tóxica, depués de 15 años de presión por parte del CNIV y de los padres. Si bien la vacuna DtaP causa menos reacciones, todavía contiene la toxina pertúsica que es un tanto bioactiva, y que por ello tiene el potencial de causar lesiones.

Aunque los estudios han demostrado que la vacuna DtaP está asociada a un número mucho menor de reacciones severas que la vacuna DPT o pertusis celular completa, la FDA ha decidido no retirar dicha vacuna del mercado. En el programa de compensación creado por la Ley Nacional de Lesiones Causadas por Vacunas Infantiles de 1986, la mayoría de las casi 1.000 adjudicaciones son para las lesiones ocasionadas por la vacuna DPT. No hay duda de que es la vacuna más reactiva que utilizamos.

Hemos estado tratando de lograr que la FDA publique más información sobre cuáles son los lotes de vacuna asociados a incidencias más elevadas de hospitalizaciones, lesiones y muertes. Pero los fabricantes de vacunas siguen sosteniendo que se trata de información privada: que no están obligados a informar sobre la cantidad de dosis contenidas en un lote de vacuna, de modo que los consumidores puedan comparar un lote con otro. No quieren que la competencia conozca el tamaño de sus lotes. Obviamente están tratando de mantener al público en la oscuridad en cuanto a la reactividad de un lote en comparación con otro.

Hemos instado a que exista una estandarización en el número y tamaño de los lotes, y a que se proporcione información completa al público. Creo que la única manera de que el público pueda obtener más información sobre la variabilidad y toxicidad de las vacunas es mediante la intervención del Congreso, forzando a los fabricantes a ser más accesibles y proporcionar mayor colaboración.

CIRF: El Sistema de Información de Eventos Adversos Causados por las Vacunas informó de 54.000 lesiones, hospitalizaciones, y muertes registradas durante un período de 20 meses, la mayoría de las cuales se debieron a la vacuna DPT. ¿Esta vacuna es más, o tan bioreactiva como las que utilizan virus vivos, como por ejemplo la vacuna oral contra la polio?

Fisher: Desgraciadamente no ha habido virtualmente ninguna investigación científica sobre el mecanismo biológico de la lesión y muerte causada por la vacuna - en otras palabras, han habido muy pocos estudios que han analizado lo que ocurre en el cuerpo a nivel celular/molecular al introducirse un antígeno viral o bacteriano.

Estamos vacunando en un vacío de conocimiento científico. No se han realizado estudios a largo plazo tales como en las enfermedades cardíacas y el cáncer, para evaluar todos los casos de morbilidad y mortalidad posteriores a la vacunación en grandes poblaciones de grupos vacunados y no vacunados para ver si estamos pagando un alto precio por el control de las enfermedades infecciosas infantiles. ¿En este sentido, estamos pagando un precio más alto en lo que se refiere a enfermedades crónicas?

Ciertamente hemos visto una explosión de los trastornos neurológicos e inmunológicos crónicos en la población americana durante los últimos 30 años, representados como lesiones cerebrales mínimas tales como dificultades en el aprendizaje, falta de atención, esclerosis múltiple, diabetes, asma, lupus, Síndrome de Fatiga Crónica, artritis reumatoidea, otitis media, autismo,. No hay ninguna explicación de por qué estas condiciones están aumentando. De modo que sería bueno preguntarse si el aumento de la vacunación a una edad tan temprana está teniendo alguna responsabilidad en ello. El Centro Nacional de Información sobre Vacunación ha estado solicitando una mayor investigación del mecanismo biológico de las lesiones, muertes y enfermedades crónicas asociadas a la vacunación.

FIEC: Algunos investigadores han sugerido que los niños son vacunados antes de que tengan la capacidad de montar una respuesta inmune a los agentes microbianos, y por consiguiente se vuelven tolerantes a la presencia del microbio el cual puede ocasionar la enfermedad crónica más adelante. ¿Usted cree que se vacuna a los niños demasiado tempranamente?

Fisher: Cuando estaba realizando mis investigaciones para el libro Un disparo en la oscuridad, a principios de los '80, se entendía que la razón principal por la cual se establecía el cronograma de vacunación a partir de los dos meses de edad era porque las madres traían a sus bebés para la visita postparto. Esta decisión no se tomó sobre una base científica sólida; los funcionarios de la salud pública simplemente creyeron que era una buena oportunidad para vacunar a los bebés, y que debían hacerlo a toda costa.

De modo que la vacunación se asoció no solo con la visita postparto, sino con las visitas de control del niño a los dos, cuatro, y seis meses de edad. Y de hecho, esa tradición ha continuado ya que los laboratorios han producido nuevas vacunas, tales como HIB, hepatitis B, y ahora, varicela. Cuando aparece una nueva vacuna en el mercado, los CPCE (Centros para la Prevención y Control de Enfermedades) la incluyen inmediatamente en el cronograma de vacunación existente. Actualmente, en este país, un niño de un año de edad puede llegar a ser vacunado con diez antígenos virales y bacterianos diferentes en un mismo día, lo cual constituye un ataque increíble al sistema inmunológico.


Y no hay ningún estudio para evaluar el daño que esto podría estar ocasionando al sistema inmunológico inmaduro y cómo afectará su salud más adelante en la vida. Cuando formaba parte del Comité Asesor Nacional sobre Vacunación a fines de los '80 y principìos de los '90, solicité reiteradamente a los funcionarios de la salud pública que se me proporcionaran los estudios científicos que demuestran que la aplicación de tantas vacunas en un día es una práctica inocua y efectiva. Ellos nunca me proporcionaron ninguno de los estudios, ni siquiera un listado de los mismos.

Creo que lo que el público no sabe es, que cuando aparece una nueva vacuna, las razones para incluirla en el cronograma de vacunación probablemente nada tienen que ver con el bienestar del niño individual.

Una de las cosas que he aprendido en los últimos 15 años participando en comités asesores del gobierno, asistiendo a conferencias científicas y reuniones gubernamentales, es que los funcionarios de la salud pública se ven a si mismos --y así lo han manifestado -- como en una guerra contra los microorganismos y han decidido que la única manera de erradicarlos es empleando a las vacunas para eliminar todos los depósitos donde los microorganismos puedan prosperar, en la mayoría de los casos, es en los humanos. De manera que insisten en que todos usemos estas vacunas, dado que su meta es la erradicación de la enfermedad.

Los funcionarios de la salud pública aparentemente creen que, habiendo logrado la erradicación de la viruela, cualquier otro organismo que ellos consideren que no deba existir en la tierra deberá ser erradicado usando los mismos medios. Lo que ellos no han calculado, en esta misión un tanto fanática por erradicar dichos microorganismos, es si se está, o no, comprometiendo la integridad biológica de la raza humana. Han desarrollado la visión del tunel al respecto.

Mientras tanto, ha habido un gran número de bajas en esta guerra contra las enfermedades que nunca han sido reconocidas, que no se están calculando, lo cual no permite conocer verdaderamente la ecuación riesgo/benecio a nivel salud pública o a nivel individual. Probablemente exista en algunos niños una predisposición genética a la lesión ocasionada por la vacuna " pero no se realiza ningún esfuerzo por investigar y encontrar qué niños tienen riesgo y detectar a aquello niños de más alto riesgo. Nos están diciéndo que debemos vacunar - nuestros niños deben correr el riesgo--pero no están dispuestos a invertir el dinero para evaluar o minimizar dicho riesgo.

He estado en reuniones dónde los funcionarios de la salud pública han dicho básicamente "Por qué se está quejando? Sí, su niño fué un accidente" pero debemos correr el riesgo por el bienestar de la totalidad. " Y yo les recuerdo que el todo se conforma por individuos, y cuando se devalúa la vida del individuo, se devalúa a la totalidad. Y también les recuerdo que el derecho a la información y al consentimiento ante cualquier procedimiento médico que lleva consigo un riesgo de lesión o muerte constituye un derecho humano.

Pero ellos no quieren oírlo, no quieren que nadie cuestione las decisiones que han tomado.

FIEC: Algo que los científicos han sabido durante algún tiempo, pero que recién ahora está llamando atención pública es la contaminación de las primeras vacunas contra la polio con algunos virus de mono. Se ha demostrado que uno en particular, el virus de mono 40 o SV40 causa cáncer en los humanos. También se ha sugerido que las células de riñón de mono, donde se cultivó el virus de la polio para las primeras vacunas contra la polio estaban infectadas con el virus de immunodeficiencia del mono y que, cuando el virus del mono se introdujo en la población humana, se recombinó con el material genético humano para crear el virus del immunodeficiencia humano, HIV. Sé que el CNIV escribió una carta a la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Donna Shalala en 1994, pidiéndole que investigara este tema. ¿Cuál fue su contestación?

Fisher: Efectivamente recibimos una contestación en 1994 de un funcionario de la FDA que contestó por la secretaria Shalala. Este funcionario básicamente trató de explicar que no existía ningún problema, que se había revisado el tema, y que ellos iban a continuar evaluándolo, pero que ningún científico serio creía que existiera una conexión entre la contaminación de vacunas de la polio con virus de mono y el desarrollo de HIV en humanos.

Por supuesto, en los últimos años, han habido varios científicos que han dado evidencia de que las primeras vacunas contra la polio fueron contaminadas con los virus del mono, SlV y SV40, y que la enfermedad crónica ha sido el resultado de esa contaminación. Recientemente se realizó la conferencia de Institutos Sanitarios Nacionales aquí en Washington" D.C." área que reunió a varios investigadores que se encuentran cultivando el SV40 proveniente de tumores de adultos y niños que padecen formas raras de cancer a los huesos, cerebro, y pulmones.

De modo que estamos redactando otra carta para enviar a Salud y Servicios Humanos solicitando mayor información, en el marco de la Ley de Libertad de Información, sobre nuevas investigaciones en los últimos años -- desde la respuesta que nos enviara la FDA en 1994 - la cual nuevamente plantea el interrogante sobre la conexión entre el virus del mono y la contaminación de las vacunas contra la polio y el HIV.

FIEC: Habiendo visto el trabajo realizado en el desarrollo de las vacunas contra el SIDA en los últimos años, desde el punto de vista de alguien que sigue la ciencia del SIDA, yo me he espantado al ver la ineficacia y el peligro potencial de estas vacunas. A pesar de ello, algunos investigadores están solicitando a miles de personas que se inyecten con vacunas experimentales contra el SIDA con la esperanza de alcanzar un 20 o 30 por ciento de eficacia.

Fisher: La peor pesadilla para aquellos que hemos estado durante varias décadas avocados al estudio de la seguridad de la vacunación será el día en que los funcionarios de la salud pública presenten una vacuna contra el SIDA al pueblo americano. El trabajo que estamos haciendo en este momento es extremadamente importante, porque sentará las bases para ese día en que los americanos tendrán que decidir si se van a alinear con sus niños, y con sus bebés, y aceptarán ser todos inyectados con el virus del SIDA.

No tengo ninguna seguridad de que ese día los funcionarios de la salud pública y los laboratorios sepan lo que estarán haciendo. Estoy sumamente preocupada por que, a menos que se encare ahora mismo el tema de la seguridad de la vacunación y las fallas inherentes en el sistema de vacunación en masa, nos encontramos en peligro de literalmente arriesgar la integridad genética de la raza humana, no sólo con la vacuna del HIV sino con las más de 200 nuevas vacunas que actualmente se están investigando.

El público no sabe que los científicos y médicos en la industria farmacéutica, y el gobierno que está a cargo del sistema de vacunación en masa se están autovigilando. Nadie más los está controlando. La infraestructura de la vacunación en masa carece de supervisión, y no cuenta con mecanismos de vigilancia para salvaguardar la salud pública. Nuestra organización es el único esfuerzo organizado por supervisar la investigación, autorización, desarrollo, promoción, y creación de políticas para la vacunación. Y el nuestro es un movimiento liderado por consumidores, fundado por los padres de aquellos niños damnificados por la vacunación.

Nosotros no recibimos fondos del gobierno federal --obviamente-ningún dinero de las corporaciones, y somos completamente apoyados por la gente.

Es sorprendente que, por un lado, haya un enorme y poderoso grupo haciendo lobby para introducir rápidamente las vacunas en el mercado, que luego serán incorporadas al cronograma de vacunación para adultos y niños, y promocionadas fuertemente por el gobierno y la industria farmacéutica. Mientras que por el otro lado, hay un pequeño grupo, nuestro grupo sin fines de lucro, que dice "Esperen un minuto. ¿Esta es buena ciencia o ciencia basura? ¿Es buena medicina o buena política? ¿Es esto bueno para las personas o para los accionistas de los laboratorios y burócratas de carrera? Quién está realizando algún tipo de vigilancia sobre el multimillonario sistema de vacunación en masa? "

Una de las maneras en que el público puede tener más control es recobrando, en este país, el derecho a tomar decisiones basadas en la información para nosotros y nuestros niños. La vacunación obligatoria ha hecho que las vacunas, un producto como cualquier otro, sean legalmente exigidas a cada ciudadano nacido en este país. Por ende, no ha habido ninguna posibilidad de que el público ejerza presión sobre el sistema a fin de mejorar el producto o eliminar las vacunas peligrosas del mercado. En otros términos, las vacunas son únicamente tratadas en el sistema empresario independiente. Como consumidores, podemos ejercer muy poca presión económica en dicho sistema a fin de que se mejore o elimine ese producto porque todos estamos legalmente obligados a utilizarlo.

Es un sueño para la industria farmacéutica dedicada a la producción de vacunas, ya que no hay ninguna manera de que alguien pueda decir no. Se trata de un mercado estable, ya hecho, y la promulgación de la ley de compensaciones en 1986 ha eliminado casi todas las responsabilidades que pudieran tener los laboratorios.

Usted pensaría que, dado que las vacunas son obligatorias para todos, seguramente contarán con los más altos estándares de seguridad y eficacia, pero éste no es el caso. Lo que el Centro Nacional de Información sobre Vacunación ha estado tratando de lograr es una mayor participación del consumidor en las decisiones de salud pública tomadas en este país con respecto a la vacunación. Creemos que los consumidores deben tener el derecho de escoger el tipo de cuidado sanitario preventivo que desean usar--incluso la opción de usar una, diez, o ninguna vacuna.

Nuestro movimiento por la seguridad de la vacunación y por el consentimiento basado en la información es en verdad parte de una revolución mayor en el cuidado de la salud, que está dejando de depositar una confianza exclusiva en el modelo médico alopático. Ha surgido, en los últimos diez años sobre todo, un interés por regresar a los elementos esenciales-la nutrición sana, los estilos de vida sana, más ejercitación, maneras más naturales de mantener la salud y el bienestar. Con ese retorno a un estilo de vida más saludable, ha surgido también un creciente interés por lo que nosotros denominamos opciones alternativas para el cuidado de la salud: la quiropráctica, la homeopatía, el naturismo, la acupuntura, y así sucesivamente. Nuestro movimiento realmente es parte de ese nuevo cambio del paradigma en que se deposita menos confianza en las drogas, las vacunas, y la cirugía, y se observa un retorno a formas menos invasivas de mantener la salud.

Lo que nos preocupa es que existe un sistema electrónico de monitoreo puesto en marcha por los departamentos de salud pública estatales con fondos federales -se está tratando de instaurarlo en cada uno de los estados -- llamado Registro de Vacunación con el objeto de rastrear a cada niño nacido y supervisar su vacunación. Este sistema se conectará con el registro de nacimiento y número del seguro social. Ninguna persona pasará de un estado a otro sin ser rastreada, dado que los sistemas estarán interconectados. Este sistema de monitoreo incluye también programas de beneficios relacionados con el estatus de vacunación de la persona y comenzó con el slogan "sin vacunas, no hay escuelas". Ahora han avanzado: "sin vacunas, no hay bienestar, sin vacunas, no hay tickets para alimentos, sin vacunas no hay mujeres, niños, ni beneficios para el niño. En otras palabras, una mujer embarazada de bajos recursos no conseguirá ayuda federal a menos que pueda demostrar que todos sus niños han sido vacunados con todas las vacunas recomendadas. Hay un legislador estatal en Oregon quien ha presentado un proyecto de ley que quitará los derechos de los padres a solicitar una exención impositiva estatal para sus niños a menos que puedan demostrar que sus niños se han aplicado todas las vacunas recomendadas por el gobierno.

Así que lo que estoy diciendo es que se está montando una infraestructura Orwelliana no sólo atada a la educación - sin vacunas no hay escuela -, sino a penalidades económicas.

Cuando hablo en público, a menudo predigo que pronto tendremos que llevar una tarjeta sanitaria con información de nuestras vacunas, entre otros datos, y no podremos ingresar a un hotel, a una guardería, o conseguir un empleo, a menos que podamos demostrar que se nos han aplicado todas las vacunas recomendadas por el gobierno.

Creo que los americanos tienen que despertarse y comprender que, en nombre del control de las enfermedades, se les están quitando día a día sus derechos. La gente debe recurrir a sus legislaturas estatales y cambiar las leyes de vacunación obligatoria de modo que le permitan tomar decisiones independientes y basadas en la información. Entonces tendremos la posibilidad de ejercer presión económica sobre los laboratorios y las agencias de salud a fin de que mejoren la seguridad y la eficacia de las vacunas.

FIEC: Algo más que me shockeó enormemente leer recientemente fué acerca de todas las vacunas experimentales no aprobadas, aplicadas a los soldados que estuvieron en la Guerra del Golfo. Hemos estado hablando sobre tomar el control de nuestras vidas. Claro, cuando uno entra en el ejército, abandona el control sobre su vida, incluído el cuidado de su salud, lo cual me parece un dilema moral: No entiendo cómo estos doctores pueden utilizar a estos jóvenes como chanchitos de India de la manera en que lo han hecho .

Fisher: Este es un tema que llevo muy cerca de mi corazón, porque mi padre era militar, y yo estuve de hecho con él en el ejército, en lo que se refiere al cuidado de la salud que recibí, durante 18 años. Y sé bien que, como militar--sobre todo cuando vivíamos en ultramar - apenas salían nuevas drogas nosotros estábamos entre los primeros en obtenerlas, independientemente de si ellos conocían o no en ese momento la posiblidad de que tuvieran efectos adversos. Eramos parte de ese experimento post-marketing. Cada vez que nos dábamos vuelta, nos vacunaban. Yo estaba crónicamente enferma, durante toda mi niñez, con infecciones respiratorias, infecciones de garganta--era una niña muy enfermiza, a pesar de todas las vacunas y medicamentos que recibía. Y no tengo duda, a esta altura, de que mi sistema inmunológico nunca pudo recuperarse y volver a equilibrarse, porque estaba siendo constantemente manipulado.

Uno deja sus derechos al ingresar al ejército y queda a merced de lo que el ejército desea que ud. haga. Tanto el cuerpo de reserva, como los soldados activos que fueron al Golfo fueron amenazadados de que si ellos no cooperaban y no tomaban estas drogas experimentales y vacunas -- creo que eran 17 vacunas bacterianas y virales, simultáneamente - serían procesados por el consejo de guerra.

Tengo terror de que, con todo lo que no se conoce sobre los cofactores involucrados en las enfermedades que los veteranos de la Guerra del Golfo están experimentando actualmente, el Pentágono anuncie que todo el personal militar activo -- más de un millón - deba aplicarse la vacuna contra el ántrax.

He llamado al Pentágono tres veces y he pedido información sobre dicho anuncio. Estoy buscando estudios que demuestren la eficacia y seguridad de la vacuna contra el ántrax. Y todavía la tengo que recibir, cualquiera que sea. Los funcionarios de relaciones públicas del Pentágono dicen que aún no tienen nada.

Es espantoso que se esté experimentando con el personal del ejército y que, como hemos visto con el Síndrome de la Guerra de Golfo, nadie quiera tomar la responsabilidad en el momento de las preguntas.

FIEC: Temo que la vacuna contra el HIV sea primero impuesta en el ejército, y luego a las mujeres -- especialmente mujeres pobres que dependen del estado para el cuidado de la salud - de la misma manera en que actualmente se las testea a fin de detectar anticuerpos de HIV, sin el consentimiento informado, cuando paren a sus hijos en el estado de Nueva York.

Fisher: Creo que nuestra sociedad se ha obsesionado con el miedo a las enfermedades infecciosas. Tememos mortalmente a los virus y bacterias que, en algunos casos, han existido en la tierra por más tiempo que los seres humanos. En lugar de tratar de encontrar maneras naturales para reforzar el funcionamiento de nuestros sistemas inmunológicos y lograr un equilibrio con los microorganismos, hemos confiado ciegamente en los funcionarios de la salud pública que, como los generales en la guerra, están dispuestos a exterminar sin evaluar el número de bajas humanas que ello implicará. Este clima de miedo constituye el suelo fértil para las medidas draconianas empleadas por los funcionarios en la salud pública y para los poderes que se les han otorgado, lo cual es muy peligroso.

Si no actuamos ahora, la infraestructura de la salud pública va a adquirir mayor poder para entrometerse en nuestras vidas y en nuestras decisiones sobre el cuidado de nuestra salud. Todo se reduce a si nosotros, como individuos, vamos o no a luchar por el derecho a tomar decisiones basadas en la información, incluso las decisiones sobre la vacunación, para nosotros y nuestros niños, y si vamos a hacer responsables a los laboratorios y funcionarios de la salud por las lesiones, muertes, y enfermedades crónicas causadas por las vacunas que ellos producen, venden, y cuyo uso masivo promueven.

Para solicitar información, contactarse con el Centro Nacional de Información sobre Vacunación en Viena, Virginia,
llamar al 1-800-909-SHOT, para denunciar cualquier reacción a la vacunación, llamar al 703-938-DPT3. El sitio web del CNIV es www.909shot.com; allí se proporcionan datos sobre cómo obtener las publicaciones e información de la organización, en cuanto a las opciones de vacunación, así como otros recursos e información sobre temas relacionados.

 


Contactos a
nuestro e-mail

webmaster MB - Este site ha sido pensado para ser visto en 800x600 pixels.